miércoles, 2 de julio de 2014

Quizás te lo cruzaste un millón de veces por la calle, quizás cruzaste una mirada con él, quizás recibiste de vuelto en el kiosko el mismo billete que él toco con sus manos un poco hinchadas, quizás te subiste al colectivo y ni cuenta te diste que ese era el amor de mi vida, quizás hasta rozaron sus manos con la tuya cuando te dio el vuelto o hasta podría habersele caído una moneda por el hecho de estar un poco distraído, o hasta te dijo un: "buenas noches" sin mas, puedo apostar a que si te digo su nombre te parezca conocido, quizás te hablaron de alguien como él, quizás te dijeron que un hombre no sabía amar y te estaban hablando de él, quizás él parezca bueno, quizás parezca la persona mas normal del mundo, quizás te parezca un hombre común que camina por la calle sin preocupaciones en su vida, con su corte de los 90 y su barba un poco desprolija con ese "hoy no me lave la cara ni lo dientes y no me digas nada". No sé porque me atrevo a hablar de esta persona, no se si se me cruzaron miles de recuerdos por la mente cobarde y manipuladora que lamentablemente tengo que soportar y pensar, no sé porque cada cuanto tengo que cruzarlo por la vida, no entiendo porque esta provincia de mierda tiene que ser tan pequeña. No se si no me deja vivir o yo lo hago parte de esta vida, no se si su fantasma me acosa a propósito o si todo esto sucede por las constelaciones estelares, o si quizás el sol y la luna no quieren que duerma tranquilo, siento que en estos momentos me estoy quemando como si el sol estaría a unos pocos metros de mi persona, se siente como un infierno, se siento como si estaría pagando todos los pecados que todavía no cometí. Y si solo dejare pasar el tiempo? Y si solo dejara que la luna apareciera por la noche en un lugar muy solitario donde esos recuerdos que todavía dan vueltas por mi cabeza se queden quietos, sin decir nada, sin aparecer, muertos, que no exista resurrección. 
Todos esos recuerdos son como monstruos que me atosigan por las noches, esas noches de soledad interminable que parecen que me matan poco a poco y quieren que mi cuerpo siga teniendo cicatrices que no se irán, que se quedaran para torturarme por el resto de mis días. Y que pasa con los sueños, esos que tengo cada noche al dormirme, me persiguen sin piedad y cada mañana al despertarme me hacen acordar mas a vos, a vos, a vos, a vos y a vos.
Ya me habían dicho: "NO AMES A NADIE QUE NO SEPA AMAR, NO AMES A NADIE QUE NO TE DEMUESTRE LO MISMO, NO AMES A LA PERSONA EQUIVOCADA, PORQUE EL AMOR SE EQUIVOCA, EL AMOR LASTIMA Y MUCHAS VECES NO LOGRAMOS SALIR DE ESE POZO", y es asi: aquí estoy, tirado, sin fuerzas, sin poder levantarme, y si lo hago temo volver a caer, y si lo vuelvo a hacer sé que no sera nada fácil levantarme, hasta corro el riesgo de volver al polvo.