domingo, 5 de enero de 2014


Así que no me importa que duela recordarlo, 

porque es una sensación agridulce que se ve 

recompensada por ese calor en el pecho al 

recordar lo que él era conmigo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario